Las Islas Baleares, mítico archipiélago del este de España, es uno de los principales destinos durante un crucero por el Mediterráneo. Es un lugar muy completo que permite combinar visitas culturales, paseos por el campo, ocio y fiesta. Desde la isla principal, Mallorca, hasta los rincones más secretos de Formentera, un crucero por las Islas Baleares es garantía de un emocionante crucero.

La isla de Mallorca

Mallorca es la mayor de las cuatro islas principales que componen las Islas Baleares. Barcos de cruceros, como los de MSC Cruceros con Cruceros.es, suelen hacer escala en su capital, Palma de Mallorca, una ciudad con un importante patrimonio arquitectónico. Uno de sus monumentos más importantes es, sin duda, la Catedral de Mallorca, majestuoso edificio construido frente al mar. Nada más entrar en la bahía, se puede ver su impresionante construcción sobre fortificaciones medievales. La Seu fue edificada entre 1.229 y 1.346 por orden del rey Jaime I de Aragón, el Conquistador. Dedicada a la Virgen María, esta catedral ocupa el lugar de una antigua gran mezquita. El edificio religioso alberga destacadas obras, por ejemplo, la estatua de Nuestra Señora y las tumbas reales de Jaime II y Jaime III.

Menorca, Reserva de la Biosfera

Menos extensa que la isla de Mallorca, Menorca está clasificada como Reserva de la Biosfera por la UNESCO, entre otras cosas, gracias al Parque Natural de S’Albufera des Grau. Situado en la costa este de la isla, es uno de los humedales más grandes de las Islas Baleares. En invierno y en verano, este parque es, además, el refugio de miles de aves y se encuentra muy cerca de la capital, Mahón, lugar en el que suelen hacer escala los cruceros.
Un paseo por Mahón, permite recorrer calles salpicadas de edificios antiguos y tabernas. Desde Mahón también es posible llegar a la ciudad de Ciutadella que, al oeste de Menorca, está dominada por una ciudadela del siglo XVII. De camino a Ciutadella, es imprescindible hacer una parada en uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de las Islas Baleares, Naveta d’Es Tudons. Situado a 5 km de Ciutadella, este lugar, es uno de los monumentos funerarios más antiguos e impresionantes de España.

Ibiza, la “Isla Blanca”

Apodada la Isla Blanca, Ibiza es la más grande de las Pitiusas. Durante una escala de crucero, los visitantes podrán adentrarse en su ambiente medieval mientras visitan, por ejemplo, el barrio de Dalt Vila, el casco antiguo de la capital del mismo nombre.
Para llegar, hay que dirigirse al Portal des Taules, impresionante con su puente levadizo y su porche decorado con dos estatuas romanas. Después, nada mejor que una visita a la Catedral, ubicada en la cima de la colina. Desde este lugar es posible admirar un magnífico panorama y una hermosa vista del puerto. El recorrido puede continuar en el mercado, cerca del puerto, que resulta perfecto para sentarse en alguna de las terrazas de los numerosos restaurantes y disfrutar de una especialidad gastronómica local. La ciudad también es conocida por sus clubes nocturnos visitados por la jet-set internacional. Algunos de estos clubs se encuentran en la playa más célebre, Platja d’en Bossa. Además del pintoresco mercado portuario de la ciudad de Ibiza, la isla posee algunos mercados de caballos muy populares. Las Dalias se encuentra a media hora, en coche, de la capital.

Los paisajes naturales de Formentera

Accesible desde Ibiza, en barco, Formentera es el lugar ideal para renovar energías. Su superficie plana es perfecta para la práctica del ciclismo, por lo que se han construido varios carriles para bicicletas. A lo largo de una veintena de lugares, se extiende una red de rutas verdes accesibles en bicicleta o a pie. Uno de los paseos más clásicos es el que va desde las salinas del norte de la isla hasta el Faro de La Mola. Desde lo alto de los acantilados, se puede admirar una magnífica vista de las dunas, las fincas vinícolas y las tradicionales casas de piedra. Si una escala de crucero no es suficiente para realizar estos recorridos, siempre es una buena opción disfrutar de momentos de relax en alguna de las playas de la isla.

Isla de Formentera

El Parque Natural de Ses Salines

El Parque Natural de Ses Salines está situado en lo alto de las antiguas salinas de Ibiza y Formentera. Su superficie abarca más de 28 km² en tierra y se extiende hasta el mar, en una vasta área de 136 km². Esta área natural protegida es, durante todo el año, el hogar de flamencos rosados. También contiene praderas de posidonia, unas plantas acuáticas que filtran el agua de mar y, formando verdaderas praderas submarinas, juegan un papel esencial en el equilibrio ecológico de la región proporcionando, además, refugio a numerosas especies de peces.

 

 

 

Deja una Respuesta